avance

0%
Con-Fianza y Punto Final
LA RESPUESTA A ESTA SIMPLE PREGUNTA TE HARÁ SABER POR QUIÉN VOTAR.

cotidianidad
política

Pablo Torres Corpus

Economista






Analiza

hace 420 dias


200 seg

El próximo domingo 13 entidades tendrán elecciones, en Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintanaa Roo, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas se elegirán gobernador, ayuntamientos y diputados locales.

 

En Puebla sólo gobernador, en Veracruz gobernador y legislatura local; en Baja California ayuntamientos y congreso local, mientras que en la CDMX únicamente la Asamblea Constituyente.

 

Como en cada elección cada persona tiene preferencias, algunas ídolos, otras pasiones y así por el estilo.

Al estar relacionado con la política, medios de comunicación y partidos he tenido la gran oportunidad de platicar, entrevistar y departir con muchas personas de todos los ámbitos, con ellos y de chiripa descubrí que pese a que muchas personas están muy ligados o son muy cercanos a sus candidatos favoritos no guardan empatía con ellos ni proximidad.

 

Cuando la ocasión lo permite siempre les pregunto por sus candidatos favoritos, regularmente me responden, intercambiamos algunos puntos y fin.

 

Sin embargo, dentro de estas campañas, mientras un apasionado seguidor me hablaba de las virtudes de su candidato se me ocurrió preguntarle: " si tuvieras que salir, ¿le dejarías las llaves de tu casa a tu candidato?", mi amigo hizo una pausa y una mueca, y dudo y me dijo que dependía de las circunstancias, yo insistí en que si en ese momento y por algún imprevisto se las dejaría; me dijo que no.

 

Por la noche, cuando ya me había  olvidado la pregunta, me mandó un mensaje y me dijo que había reflexionado y que a su candidato le admiraba muchas cosas pero no confiaba en él, que a partir de eso pensaría más en quién votar. Me sorprendí.

 

Como tengo amistades de todo tipo, la pregunta no tenía calado entre los desprendidos, los solteros o los informales, así que le di un ligero vuelco y en lugar de preguntar si le confiarían su casa o coche a su candidato, les preguntaba si le dejarían encargados a sus hijos, abuelos o mascotas, las respuestas eran en alta proporción muy similares a la primera.

 

A partir de entonces he procurado replicar las preguntas cada que puedo y en muchos de los casos (más de los que creí) la reacción es similar, la duda, la reflexión y muy seguido el cambio de candidato.

Lo anterior me ha hecho pensar que en medio del estruendo de las campañas muchas personas confunden admiración, hartazgo o afectos con confianza y proximidad.

 

El natural desgate de la política nos ha hecho que la veamos como algo ajeno, por ello pueden pesar más las simpatías que la razón. Por eso vemos a los candidatos como algo lejano y ajeno a nosotros, sin embargo cuando pensamos en confianza directa y proximidad el panorama suele cambiar.

 

En base a nuestro interés personal y simpatías, no nos importa darle a algún candidato la llave del gobierno, porque en apariencia esas oficinas no son nuestras y están lejanas a nuestro interés, pero la cosa cambia si las llaves son de nuestra casa, en ese supuesto deja de influir la emoción y se imponen las expectativas racionales o la simple razón.

 

Igual pasa cuando le confiamos un pueblo a algún candidato, creemos que la masa nos es ajena y en poco nos afecta, pero si en lugar del pueblo tuviéramos que confiarles la familia, la cosa cambia.

 

A unas horas de las elecciones y sin importar el partido los invito a pensar a cuál de los candidatos le confiarían su casa, sus hijos, abuelos, familia o mascota.

 

Dejemos de pensar que lo general o la colectividad no nos afecta, porque mientras sigamos pensado así las pasiones se impondrán a la razón.

 

Si un candidato es digno de recibir la confianza para cuidar nuestra casa o afectos que son lo primordial en nuestra vida, sin duda será digno de recibir la confianza para cuidar nuestro pueblo, entidad o Constitución.

 

¿Ya sabes a quién le dejarías las llaves?  Porque no es lo mismo tenerles confianza que tenerlos con- fianza.

 

Punto Final

 

El vino: TB1 2011 (Por razones mercantiles nuevo nombre del legendario Tabla No. 1), Malbec, México $ (+-) 390.

El libro: "Breve historia de este puto mundo", Daniel Samper Pizano, Aguilar, 2015, $ (+-) 260.

El disco: "Dynamite" Jamiroquai, Sony Music UK 2005  $ (+-) 150 una probadita aquí: 




torrescorpus@smartia.digital

smartia, 2016. Derechos reservados