avance

0%
¿Cuántas más en Live-Action, Disney? Mi amigo el dragón.
Una más de Live Action....

escape
interludio





Avanza

hace 1071 dias


180 seg

No sé ustedes, pero yo comienzo a cansarme de ver que Walt Disney está volviendo a hacer absolutamente todas sus películas en live action; a veces como homenaje, y en otras ofreciendo tramas nuevas, con el mismo protagonista en común. El clásico más reciente en pasar por este tratamiento es Mi amigo el dragón (Pete’s Dragon).

 

La versión de Mi amigo el Dragón que ahora está en cartelera no es un remake del filme de 1977, es más bien un reboot, ya que la nueva película sólo toma los nombres del niño huérfano y el dragón Elliot, para insertarlos en una comunidad diferente, con problemáticas nuevas a vencer: nunca falta el tonto que intenta cazar al dragón y romper la armonía entre estos inusuales amigos. 



 

Las comparaciones entre textos suelen ser odiosas, pero recurriré a ellas porque en este caso me resultan inevitables. Pete es huérfano en ambos filmes, pero en el nuevo es una especie de niño feral que ha sobrevivido en el bosque durante cinco años sin que nadie se diera cuenta de que ahí estaba. Tiene comportamientos semejantes a Mowgli (de El libro de la Selva), y pierde a sus padres en un accidente de tránsito similar al de la telenovela “Tres veces Ana”; mientras que en el primer Pete está inspirado en Oliver Twist y no aclara en qué circunstancias perdió a sus padres, lo cual en realidad no importa. El dragón ya no es una caricatura, sigue siendo una criatura noble, amistosa y se comporta como un perrito, pero ahora se percibe “más real”, más grande, y sobre todo, peludo.



 

La película de 1977 es un musical y tanto Pete como su dragón se involucran mucho más en la vida del pueblo. Elliot causa demasiados estragos y mete en problemas a su amigo. Nora, la mujer que adopta a Pete, estaba soltera, esperaba al marinero que amaba, no tiene hijos y vive con su padre alcohólico en el faro. El reparto original es mucho más atractivo, tres ganadores del Premio de la Academia que eran estupendos actores: Mickey Rooney, Red Buttons y Shelley Winters. En la versión de 2016, sólo Robert Redford, como el señor Meacham, padre de la señora que adopta a Pete, es el único nombre real de peso. Quizá esté omitiendo a Bryce Dallas Howard.



 

En la nueva versión, Pete es descubierto por azares del destino en el bosque, es adoptado por una familia compuesta de mamá, papá e hija, pero el abuelo (interpretado por Robert Redford) vive en otra casa.



 

Creo que la versión de 2016 es innecesaria, poco original (a pesar de que no haya pretendido copiar a la película de 1977) y a nivel historia no supera a la película que la antecedió; sin embargo, es entretenida, familiar y deja testimonio de los avances tecnológicos que ha habido en el cine durante los últimos cuarenta años. Consigue conmover en algunas escenas. Aunque a mí en lo personal no me haya encantado, vale la pena verla en el cine y en 3D porque, a pesar de todo, Walt Disney continúa haciendo producciones de calidad. Aunque yo, en lo personal, prefiero la película de 1977.

 

Gracias por leerme, soy Víctor Manuel López Ortega. Soy novelista, arquitecto, maestro en comunicación, doctorante en arte y cultura, y columnista de Smartia, así como presidente de la Sociedad de Escritores Michoacanos (SEMICH). Imparto talleres, charlas y conferencias sobre literatura, cine y arte en general. Puedes contactarme para trabajar, hablar en tu evento o tener una plática en tu podcast. Me dará mucho gusto conocerte. Sígueme en Twitter como @VlomLoor o en Facebook.

smartia, 2016. Derechos reservados