avance

0%
Demandados y Punto Final

cotidianidad
política

Pablo Torres Corpus

Economista






Analiza

hace 610 dias


240 seg

Desde un muy particular punto de vista creo que la ley de la oferta y la demanda es el modelo básico para comprender la economía.

El consumo, producción, precios, incentivos y prácticamente toda actividad económica puede explicarse al menos en lo básico mediante la ley de la oferta y la demanda.

Diario desde que nos levantamos y hasta que dormimos estamos rodeados de casos prácticos de oferta y demanda, en todo existe y está presente esta sencilla ley.

Incluso en donde no se practica el capitalismo o no existe el libre mercado aparece la ley de la oferta y la demanda, por ejemplo en Cuba donde las cosas pretenden ser repartidas por igual, los sacrificios por conseguir un bien escaso como la carne de puerco son mucho mayores a los que se hacen por conseguir azúcar.

Sea cual sea el caso la ley de la oferta y la demanda se resume con una maravillosa simplicidad, cuando la demanda es mayor a la oferta el precio sube; si la oferta es mayor a la demanda el precio baja.

Pero pese a la simpleza de esta omnipresente ley y que a diario tomamos cientos de decisiones en base a ella, parece que aún no es entendida o asimilada por muchas personas que creen que los precios de las cosas se pueden decretar, fijar a capricho o que algún producto o servicio puede abstraerse de esta ley.

El ejemplo más reciente que tenemos es el del Uber y su tarifa dinámica, a raíz de la contingencia ambiental y el doble hoy no circula había menos coches que podían circular. Ante esto la demanda o necesidad del servicio aumentó, pero como la cantidad de Ubers disponibles no creció igual que la necesidad del servicio, el precio subió.

Y entre más servicios de Uber se requerían y menos coches disponibles existían, el precio seguía subiendo, por ello el costo del servicio subía hasta 10 veces más de lo habitual, porque era solicitado 10 o más veces de lo común.

Los usuarios de Uber se lanzaron contra la empresa tachándolos de abusivos sin considerar que esta empresa es privada, no recibe subsidios y los precios son determinados por la ley de la oferta y la demanda, y ninguna empresa puede operar olvidándose de esta ley, a menos que quiera quebrar.

Lo que pasa es que en nuestro país no estamos muy acostumbrados a la ley de la oferta y la demanda ya que siempre que hay escasez de productos o servicios de consumo común el gobierno los subsidia o los controla artificialmente.

Por ejemplo, el metro siempre cuesta lo mismo porque es subsidiado por el gobierno con nuestros impuestos, si no fuera una empresa pública lo más seguro sería que el costo por viaje en horas pico sería mucho mayor al viaje a horas “muertas”.

Entiendo que a nadie le gusta pagar más y que le aumenten los precios cuando hay escasez puede ser considerado inmoral, pero desgraciadamente la ley de la oferta y la demanda no es una norma moral o sensible a los sentimientos, es una ley económica y nada más.

Si hubiera suficientes Ubers para cubrir la demanda de la Ciudad de México sin subir el precio, lo más seguro es que no existiría tanto coche particular.

Lo bueno es que pese a tanta tentación por regular precios, nuestro modelo aún es flexible, lento pero flexible,  y de seguir limitando el uso de coches particulares se demandarán mas Ubers y al demandarse más de estos servicios, más personas invertirán en Ubers aumentando su flotilla y en medida que aumenten habrá menos escasez y al haber menos escasez la tarifa dinámica no subirá tanto.

Por lo demás, las medidas artificiales o las propuestas de Mancera por regular Uber y su tarifa dinámica están condenadas al fracaso.

Si imponen un precio fijo a Uber sus operadores restringirán aún más la disponibilidad y al haber menos Ubers disponibles el problema no se acabará, sólo se trasladará a otra parte como los taxis convencionales o piratas que también fijan sus precios en base a la oferta y la demanda, ¿recuerdan cuando aumentan la tarifa los taxis normales cuando hay fútbol o conciertos?

En general los precios del transporte sólo bajarán cuando se reduzca la necesidad de trasladarse (imposible) o cuando haya suficiente oferta de transporte y sólo habrá más oferta cuando se deje de restringir la circulación o aumente la cantidad y calidad del transporte público.

Porque incluso sin tarifa dinámica muchas personas estarían dispuestas a pagar más por el servicio con tal de obtenerlo en medio de la escasez, como cuando pagan 3 veces más por una cerveza a las 3 a.m.

No nos gusta la ley de la oferta y la demanda pero debemos aprender a vivir con ella, porque no hay de otra y está presente en todo.

Punto Final

El vino: Quinta Monasterio 2011, Tempranillo $ (+-) 530.

El libro: "Gula y cultura", Héctor Zagala, editorial Panorama, 2014, $ (+-) 190.

El disco: "Perfectamundo"  Billy Gibbons and The BFG’s. Concord Records 2015.  $ (+-) 306. Una probadita aquí  https://www.youtube.com/watch?v=xKtgvc06H10

@torrescorpus 

smartia, 2016. Derechos reservados