avance

0%
Dos tipos peligrosos, ¿Qué no eran The Nice Guys?
Noir, comedia y... algo raro.

escape
interludio





Analiza

hace 1047 dias


250 seg

Dos tipos peligrosos (The Nice Guys, 2016) es una comedia de acción-noir dirigida por Shane Black y protagonizada por Russell Crowe (ganador del Oscar por Gladiador) como Jackson Healy, y Ryan Gosling (Diario de una Pasión; Drive; Loco y Estúpido Amor) como Holland March. Completan el reparto: Angourie Rice, como Holly March (hija de Holland), Matt Bomer como John Boy (un matón), Margaret Qualley como Amelia Kutner, y Kim Basinger como Judith Kutner.

 

El filme está ambientado en Los Ángeles en 1977. Comienza con la muerte en circunstancias misteriosas de Misty Mountains, una actriz pornográfica. El detective privado Holland March (Ryan Gosling) es contratado para resolver el caso de una joven desaparecida, Amelia Kutner, hija de un alto mando policíaco que se rebela a la autoridad de su madre y hace una película porno. Jackson Healy (Crowe) es un asesino a sueldo contratado por Amelia Kutner para amedrentar a March. Healy golpea al detective y le fractura un brazo. No parece posible que estas dos personas se lleven bien, pero cuando la vida de Healy se ve en riesgo por involucrarse con Amelia Kutner, él decide aliarse con Holland March para resolver el caso. Durante la investigación, descubren una red de conspiraciones que provienen de la cúpula del poder judicial y político.



 

Dos tipos peligrosos es una curiosa mezcla entre L.A. Confidential (película también protagonizada por Crowe y Basinger, qué casualidad), las caricaturas del Inspector Gadget y la saga de Arma Mortal (que protagonizaban Mel Gibson y Danny Glover). De L.A. Confidential comparte una atmósfera parecida, misma ciudad pero veinticinco años antes, la corrupción del sistema, los bajos mundos en que un par de detectives deben adentrarse para resolver el misterio, y la conspiración de las altas esferas del poder. Del Inspector Gadget toma el personaje de la sobrina (Penny) y la transforma en la hija de Holland March, una adolescente que se involucra en la investigación y obtiene información que los detectives que se supone son profesionales no consiguen. Arma Mortal es una película emblemática del género buddy comedy que inspiró la relación entre los personajes principales y la inclusión de chistes y gags cómicos que suceden a lo largo de Dos tipos peligrosos, así como el personaje de Martin Riggs (Mel Gibson) se hace parte de la familia del detective Murtaugh (Danny Glover), Jackson Healy hace amistad con la hija de su compañero.

 

¿Qué le pasó a Russell Crowe? Esta fue una pregunta que me hice en repetidas ocasiones a lo largo de la película. En la primera escena en la que aparece, lo confundí con John Goodman, quien ha estado obeso desde que yo recuerdo. Cuando descubrí que era Russell Crowe, me dio tristeza por él. O sea, en Gladiador (2000), se veía fuerte y atlético, era el tipo perfecto de héroe caído en desgracia que luchaba para vengarse del hombre que asesinó a su familia. Dieciséis años después, Russell Crowe luce gordo, cansado y avejentado, y a pesar de eso, interpreta bien su personaje de rudo. Ese tipo de personajes le quedan, Crowe los ha hecho antes, recordemos el papel de policía que hizo en L.A. Confidential (1997), pero el físico que tiene ahora no le ayuda en una película de acción con escenas demandantes. Al contrario, le resta credibilidad.

 

Ryan Gosling actúa muy bien como el detective ingenuo, distraído, con mala suerte y habilidades limitadas. Es tan tonto como el Inspector Gadget. A lo largo de la película su suerte va mejorando a pesar de su torpeza, más chiripada que astucia. La actuación de Gosling como el detective March es natural, sus diálogos son divertidos, el personaje es simpático y hace buen dúo con Healy, esto era elemental para que la película funcionara. Y en eso no falló.

 

Matt Bomer y Kim Basinger están francamente desperdiciados. Matt Bomer (White Collar) casi ni diálogos tiene, se la pasa dando tiros con la metralleta y sólo aparece durante el último cuarto de la película. Kim Basinger (quien hace muchos años interpretó a Vicky Vale en Batman, de Tim Burton, y que ganó el Oscar por interpretar a una prostituta en L.A. Confidential), además del rostro inexpresivo que le han dejado las cirugías plásticas, tiene apariciones esporádicas, es un personaje antagónico poco profundo que cae en el estereotipo de la autoridad corrompida, pero que se muestra como la típica madre sobreprotectora para destantear a los detectives.



 

Entre los aciertos de esta película, además de los protagonistas, destaco la cuidadosa ambientación de la década de los años 70, la era del disco, el afro, la psicodelia, el caso Watergate y la época dorada de la industria pornográfica. Me sentí transportado en el tiempo.

 

También la música y la fotografía hacen que este filme tenga buena factura. Entre lo negativo, lamento decir que la película se hace densa y da sueño entre el minuto 60 y 90, además de que el humor a lo largo de todo el filme es bobo y luego de un rato comienza a cansar. La historia sigue la fórmula que probó su efectividad en la ya mencionada Arma Mortal y en Austin Powers, pero que por desgracia no se ha refrescado para llegar a una audiencia más amplia. Tal vez si hubiera una quinta parte de Arma Mortal, o un remake de ésta, fracasaría en taquilla del mismo modo en que Dos tipos peligrosos lo ha hecho.

 

En conclusión, The Nice Guys es una película sin más pretensión que entretener, lo cual consigue. A mí me hizo pasar un buen rato en el cine y reír, aunque en lo personal pienso que Arma Mortal estaba mejor lograda. Si se ve nada más como algo palomero, cumple, pero no es una gran película, es buena a secas.

smartia, 2016. Derechos reservados