avance

0%
Ecoturismo y sustentabilidad: entre el mito y la realidad
¿Genera ganancias económicas?, ¿favorece a los pobladores? y ¿protege al medio ambiente?

inventiva
innovación





Aprende

hace 129 dias


360 seg

Es un hecho que hoy en día, cada vez hay una mayor percepción entre el público sobre los temas relacionados con el medio ambiente y la importancia de los recursos naturales, lo cual se ve reflejado en las prácticas de las personas e incluso de las empresas, quienes tratan de modificar su imagen adoptando políticas “amigables con el medio ambiente”. En este contexto, el empleo del término sustentabilidad se ha popularizado y actualmente su uso es frecuente, aunque en ocasiones con interpretaciones deformadas.

 

Puesto que muchas personas están próximas a tomar vacaciones, si no es que ya las están disfrutando, es común encontrarse con empresas que ofrezcan practicar el ecoturismo o el turismo en su vertiente “sustentable” para integrar la conservación del entorno natural con el desarrollo local. Por supuesto que no faltaran aquellas empresas que con el simple hecho de contar con actividades al aire libre u ofrecer el contacto con la naturaleza, piensen que sea suficiente motivo para agregar el prefijo “eco” y vender la idea de ser sustentables o amigables con el ambiente.

 



Lo primero que habría que analizar es el concepto de sustentabilidad, el cual se refiere a las acciones que son ambientalmente sanas, económicamente viables y socialmente justas, satisfaciendo nuestras necesidades del presente, pero sin comprometer las necesidades de las generaciones futuras. Es así que este concepto toma tres grandes pilares del desarrollo: el económico, el social y ambiental.

 

Cuando se habla de ecoturismo, se está haciendo alusión a los viajes que armonizan el desarrollo económico con el bienestar de las comunidades, a través de la mejora en sus condiciones locales, fomentando la conservación tanto del entorno natural como de las manifestaciones culturales locales. El ecoturismo busca: (1) minimizar el impacto físico y social; (2) construir conciencia y respeto hacia el entorno cultural y ambiental; (3) brindar una experiencia positiva; (4) generar beneficios económicos para la conservación; (5) generar ganancias económicas; y (6) diseñar, construir y operar instalaciones de bajo impacto.

 

Cabe señalar que también existe el turismo sustentable, el cual hace alusión a las mismas repercusiones económicas, sociales y ambientales de las actividades ecoturísticas, pero en un panorama actual y futuro. El turismo sustentable se compromete a (1) dar uso óptimo a los recursos ambientales; (2) respetar la identidad sociocultural de las comunidades anfitrionas; y (3) asegurar las actividades económicas viables a largo plazo, fomentando la reducción de la pobreza.

 


 

Ambos tipos de turismo distan mucho del turismo convencional, el cual se caracteriza por la concentración extrema de turistas en un solo lugar. Si bien es cierto que este tipo de turismo aporta una mayor cantidad de ingresos, la saturación de un lugar puede resultar en pérdidas de atractivo turístico, además de generar impactos negativos sobre el medio ambiente; sin olvidar que los miembros de las localidades, no siempre se ven beneficiados con estas prácticas.

 

Tanto el ecoturismo como el turismo sustentable, se centran en generar negocios rentables y accesibles para las comunidades en donde se insertan los proyectos, promoviendo al mismo tiempo el interés local por la conservación de los recursos naturales.



 

Derivado de estas prácticas, los habitantes rurales llegan a transformar sus paisajes e incluso, su entorno cultural, en nuevas mercancías y estímulos económicos, convirtiéndose en microempresarios y administradores de su propio capital natural. Lo anterior también puede provocar que la cultura de las comunidades se vea convertida en un espectáculo y al recrear escenarios agradables para los turistas, se produzcan imágenes estereotipadas de los habitantes rurales que poco a poco van diluyendo el significado de sus tradiciones. Además, el ecoturismo transforma las formas de vida y los patrones de producción y de consumo de los pobladores, quienes muchas veces se ven obligados a abandonar sus prácticas de subsistencia tradicionales para dedicarse a la prestación de servicios turísticos.

 

Por otro lado, también es interesante que en los proyectos ecoturísticos o de turismo sustentable se den fenómenos relacionados con las dinámicas sociales al interior de las comunidades; por ejemplo, las competencias entre grupos de pobladores por conseguir mayor número de turistas. Estos últimos obtienen el beneficio de tener mayores opciones para conseguir precios más óptimos y accesibles.



 

Es importante considerar que en la habilitación y gestión de iniciativas ecoturísticas, no es suficiente contar con un entorno lindo e instalaciones agradables donde recibir a los turistas. En realidad, los proyectos ecoturísticos y de turismo sustentable se producen en escenarios sociales y políticamente complejos que pocas veces son considerados, por lo que la gran mayoría de los proyectos se enfrentan a problemas de tipo organizativo, financiero, técnico y de comercialización; mientras que otros tantos, simplemente no se llegan a concretar.

 

Tanto el ecoturismo como el turismo sustentable ofrecen oportunidades de ingreso económico para las comunidades locales. Sin embargo, no representan un medio sencillo que conlleven necesariamente a la conservación de los recursos naturales y el medio ambiente, ni a las mejoras en la calidad de vida de las personas; tampoco es una solución en la que todos los actores sociales ganen en la misma proporción.

 

Por último, no debe olvidarse que tanto el ecoturismo como el turismo sustentable, funcionan bajo la misma lógica económica que el turismo convencional y que con facilidad, las metas sociales y ambientales pueden someterse a las ganancias económicas, acaparadas por los actores sociales mejor posicionados en la pirámide del poder.

 

Así que la próxima vez que visiten un lugar y les ofrezcan practicar el ecoturismo y/o turismo sustentable, pregúntense antes: ¿genera ganancias económicas?, ¿favorece a los pobladores? y ¿protege al medio ambiente?



 

Referencias bibliográficas:

·      Ávila García, Patricia y Luna Sánchez, Eduardo. 2012 “The Environmentalism of the Rich and the Privatization of Nature. High-end Tourism on the Mexican Coast”, Latin American Perspectives, vol. 39, núm. 6: 51-67.

·      Durand, Leticia. 2014. ¿Todos ganan? Neoliberalismo, naturaleza y conservación en México”,  Sociológica, Núm. 82 (29): 183-223.

·      López Santillán, Ángeles A. y Marín Guardado Gustavo. 2012 “Ecoturismo, desarrollo y sustentabilidad: un recorrido por senderos interpretativos de poder, mercado y simulacro”, Alicia Castellanos Guerrero y Jesús Antonio Machuca (coords.), Turismo y antropología: miradas del Sur y el Norte, Universidad Autónoma Metropolitana-Juan Pablos Editor, México D. F, pp. 201-232.

·      Programa Universitarios de Estrategias para la Sustentabilidad (PUES), UNAM.

·      Vargas del Río, David y Ludger, Brenner. 2013 “Ecoturismo comunitario y conservación ambiental: la experiencia de La Ventanilla, Oaxaca, México”, Estudios Sociales, vol. xxi, núm. 41: 32-63.

 

¡Saludos virtuales! Soy Yazmín Miranda. Bióloga y por azares de la vida, colaboradora de Smartia, Maleta Social y PaCiencia la de México. Soy una romántica de la Biología que procura fomentar y difundir la labor científica. Participo en proyectos relacionados con la ecología, análisis de conflictos socioambientales y la divulgación de la ciencia. Puedes llamarme para trabajar, participar en algún proyecto o simplemente invitarme un buen vino. Contáctame en yazmin-miranda@ciencias.unam.mx  

 

smartia, 2016. Derechos reservados