avance

0%
El Plan de Maggie
Muy bien planeado, pero no tan bien ejecutado.

escape
interludio





Avanza

hace 1030 dias


180 seg

La semana pasada se estrenó en las Salas de Arte de Cinépolis la película El plan de Maggie, comedia romántica y de enredos dirigida por Rebecca Miller y protagonizada por un triángulo amoroso: Greta Gerwig (una actriz muy joven que sido toda una revelación en el cine estadounidense independiente), Ethan Hawke (quien interpreta un personaje bastante aproximado a lo que hizo en papeles anteriores, como en la trilogía de Antes del Amanecer y en Boyhood) y Julianne Moore (ganadora del Oscar por Still Alice y gran actriz de carácter). El casting para esta película no pudo haber sido mejor, los tres están fantásticos en sus personajes.


 


La película está estructurada en actos o capítulos bastante definidos y que incluso aparecen en el avance de cine. Primer Acto: Maggie conoce a John. Segundo Acto: Maggie y John se enamoran. Tercer Acto: El corazón de los protagonistas cambia. Cuarto acto: El plan de Maggie. De hecho, es increíble darse cuenta que un trailer de 2 minutos, 25 segundos, resume absolutamente toda la película y me hubiera evitado ver los 98 minutos en el cine.

 

Amplío un poco más de qué trata esta historia:

 

Maggie (Greta Gerwig) es una profesora universitaria que está soltera y ha rebasado los treinta años de edad, quiere tener un hijo pero sus relaciones sentimentales no han durado más de seis meses; por esta razón decide recurrir a la inseminación con un matemático que se dedica a hacer pepinillos en conserva y no quiere hacerse cargo del hijo que tengan cuando este nazca. Justo en el momento en que Maggie está intentando embarazarse con este método, conoce a John (Ethan Hawke), un antropólogo de la universidad que está escribiendo una novela que busca terminarla y publicarla. Maggie se ofrece a revisar el manuscrito y entre las reuniones que ellos tienen para comentar esta obra, se enamoran.



 

John está casado con Georgette (Julianne Moore), otra investigadora brillante, pero de temperamento difícil, con quien tiene dos hijos; él se divorcia para irse con Maggie, con quien tiene una hija, Lily. Tres años después, la relación entre Maggie y John comienza a deteriorarse. Maggie se da cuenta de que John vive para sus novelas y no para su familia, que no ha dejado de amar a su ex esposa y que además son tal para cual, así que a partir de entonces, su plan cambia: pretende que John regrese con su Georgette y trama para unirlos de nuevo, lo cual genera nuevas situaciones cómicas y caóticas.

 

Lo que comenzó siendo una comedia romántica diferente y original, al estilo de El diario de Bridget Jones, terminó siendo una especie de telenovela incoherente, tipo Sueño de Amor, la producción de Juan Osorio que protagonizaban Betty Monroe, Christian de la Fuente y Marjorie de Sousa, con la diferencia de que El plan de Maggie cuenta con buenas actuaciones.



 

Al principio sentí empatía por Maggie, ella me caía bien a pesar de sus inseguridades y sus esfuerzos desesperados por convertirse en madre por cualquier medio; pero ya después su encanto se pierde, termina sacrificándose para que este hombre tan antipático sea feliz. Llegó el momento en que ya no creía ninguna de las situaciones que la película mostró a partir de la segunda mitad; sin embargo, es cierto que la realidad suele superar a la ficción.

 

Me divirtió la crítica que este filme hace al medio científico que se reúne en los congresos internacionales, en el que los investigadores hablan lenguajes incomprensibles, pero aún así se aplauden, se elogian y se felicitan entre ellos; ambientes en donde existe envidia y celos profesionales, pero sobre todo, los investigadores dicen conocer muy bien el mundo que los rodean, pero parecen imposibilitados para vivir en él.

 

En conclusión, yo esperaba mucho más de esta película, tiene cosas positivas y rescatables, me hizo soltar varias carcajadas, pero quizás no merezca una ida al cine.

 

Gracias por leerme, soy Víctor Manuel López Ortega. Soy novelista, arquitecto, maestro en comunicación, doctorante en arte y cultura, y columnista de Smartia, así como presidente de la Sociedad de Escritores Michoacanos (SEMICH). Imparto talleres, charlas y conferencias sobre literatura, cine y arte en general. Puedes contactarme para trabajar, hablar en tu evento o tener una plática en tu podcast. Me dará mucho gusto conocerte. Sígueme en Twitter como @VlomLoor o en Facebook.

smartia, 2016. Derechos reservados