avance

0%
Emprender No es cool
O cómo sobrevivir al mundo emprendedor

de 9 a 6
shortcuts

Tanalasta

Melómana






Aprende

hace 199 dias


120 seg

Como emprendedor, hay veces en la vida en que el proceso de emprender no se lo desearía ni a mi peor enemigo. Últimamente me dicen que me quejo mucho de mi vida de emprendedora, creo que la queja solo se refleja cuando escribo sobre la experiencia. La realidad es que empiezo a darme cuenta de que, a pesar de las dificultades financieras, cada vez me quejo menos del trabajo porque #ILoveMyJob aunque a veces no lo parezca.

 

Habrá quien piense que emprender está de moda o que ahora cualquiera puede poner un negocio y sí, parece fácil… definitivamente hay procesos que hacen más sencillo y atractivo que uno ponga un negocio propio, desde el “cualquiera puede hacer una página web” hasta el “cualquiera puede ser youtuberempezando porque cualquiera puede aprender lo que quiera en línea ahora.

 


 

Pero no es tan sencillo. Hay que trabajar y mucho y no todos logran su cometido, probablemente porque pensaron que sería fácil y se dieron por vencidos cuando no lo fue. La vida de emprendedor tiene sus ventajas (como manejar tus horarios, tus clientes, contratar un equipo a la medida, trabajar desde casa) pero también tiene muchas desventajas (hay que saber venderse, hay que poner horas gratis, hay que desvelarse). Cualquier negocio propio, por muy exótico que sea, por muy bobo que se vea, requiere de horas de trabajo y tengan seguro que las historias de éxito de las que leen todo el tiempo, llevan detrás lágrimas y sudor. Eso sí, tarde o temprano llevan a la satisfacción y la comodidad de haber conquistado el reto de emprender.

 


 

Definitivamente no se lo recomiendo a los que son cortos de paciencia o no tienen tolerancia a la frustración… o a los que no están dispuestos a trabajar en desarrollar esas habilidades. Voy a confesar que soy una desesperada y que muchas veces he hecho berrinche en mi casa porque las cosas no salen como yo quiero, porque no me dan algún proyecto o porque no estoy consiguiendo los resultados que quiero. Eso sí, siempre hay alguien cerca que me recuerda que emprender es un proceso lento y que no tengo que hacer todo sola.

 


 

En realidad esa es la clave, encontrar un sistema de soporte que te ayude a mantener la salud mental… contar hasta doscientos y tener siempre muy clara la razón por la que te aventaste a emprender un negocio. Cuando tienes claro que eres dueño de tu propio negocio (ya sea como jefe o como freelance) porque quieres hacer más de lo que te gusta, el proceso se hace más digerible. Y cuando amas lo que haces (y para qué lo haces) y además tienes amigos o familia que te apoyan, puedes construir un imperio si te lo propones.

 


 

Recomendación musical: James Vincent McMorrow porque tenía mucho de no escucharlo y ya lo extrañaba 

 

Concierto al que quiero ir: Al de Ed Sheeran, pero ya no hay boletos

smartia, 2016. Derechos reservados