avance

0%
Emprendí un negocio y fracase.
Emprender a veces no es tan bueno... ¿o no?

de 9 a 6
ctrl+z

Nataliushca

Chilanga






Aprende

hace 199 dias


120 seg

Emprender es la palabra que podría considerar una de entre las 10 más mencionadas entre los Millenials, tal vez porque está de moda o simplemente porque nos gusta ser dueños de nuestro propio tiempo y buscamos la posibilidad de aportar algo a la sociedad desde una perspectiva laboral con ideas “frescas” que tengan la finalidad de generar un cambio o impacto.

 

En fin, en los últimos años parecería que emprender un negocio propio es cosa fácil pues hemos sido participes del nacimiento de bastantes pero ¿Cuántos de estos se han mantenido en nuestra mente y son realmente exitosos? Es entonces cuando llego al punto de decir que tan sencillo es tomar la decisión de decir “adiós trabajo godín hola vida de freelancer.”

 


 

Hace algunos años recuerdo perfecto cuando me “harto” el trabajo que tenía porque ¿cómo era posible que ganara tan poquito e hiciera tanto? Y como realmente mis compromisos eran “mínimos”, empezando porque no tenía que pagar una renta, llegue en actitud de “este trabajo no cubre mis expectativas profesionales así que muchas gracias”, renuncie y me di a la tarea de salir al mundo del emprendedor porque jure tener la idea que me iba a hacer millonaria.

 

¿Qué paso? 7 años después de mi gran decisión, ni soy millonaria, ni mantengo el intento de negocio que cree porque simplemente no quise escuchar a mis papás, ni a mis amigos que me hablaban por su experiencia y me decían que así no se hacían las cosas. Fue así como pase a ser una idea de negocio padrísima de la que ya nadie se acuerda (a veces ni yo misma).

 

En fin, todo lo anterior lo veo el día de hoy y me ha dado la pauta a pensar ¿qué quiero hacer profesionalmente?, ¿qué planes de crecimiento tengo? y ¿dónde me veo en cierto tiempo hablando como profesionista? La verdad es que con base en mi experiencia pienso dos veces si me quiero aventurar nuevamente a emprender mi propio negocio y sinceramente sí lo haría, solo que cuidaría mucho él cómo lo haría y sobretodo no dejaría mi trabajo godín que tengo actualmente porque es el que me da los ingresos necesarios para vivir día a día.

 

Actualmente ya tengo creadas algunas ideas de negocio y poco a poco las he ido afinando para que en un tiempo no muy lejano pueda desarrollarlas y sobre todo llevarlas a cabo, con el objetivo de consolidarme como empresaria, sin embargo mientras ese momento llega se que debo mantenerme al día con los temas en los que me interesa desarrollarme, estudiar y sobre todo prepararme para los madrazos que se no serán pocos ni leves, al contrario, pero sé que son los que me harán la mejor en lo que haga con la satisfacción de ver realizado lo que un día empezó como una divagación y termine siendo una realidad.

 

No tengan miedo de emprender, solo no se “avienten como el Borras”, apliquémonos como debe de ser sin querer hacer todo “rápido” y “con las patas” para que realmente logremos nuestros objetivos. Pensemos bien las cosas y busquemos los medios adecuados para consolidar nuestros proyectos. Sé que suena más fácil de lo que parece, sin embargo creo que tenemos todo lo necesario para realizarnos solo es cuestión de que si nos la vamos a jugar no corramos riesgos “innecesarios” y hagamos bien las cosas, nos apasione 100% lo que estamos pensando llevar a cabo y sobre todo creamos en nosotros mismos y nuestra capacidad para lograr aquello que tal vez empezó como un sueño y estamos a punto de hacerlo realidad.

smartia, 2016. Derechos reservados