avance

0%
Existen 5 diferencias entre ser amateur y ser profesional
¿Cuál de los dos eres?

de 9 a 6
shortcuts

Mariano Tello

Empresario






Aprende

hace 436 dias


180 seg

Hay un recuerdo que no puedo olvidar. El estar en la oficina de mi primer trabajo y escuchar los gritos de la sala de juntas contigua, donde varios Godínez se acusaban (entre otras cosas menos fuertesonas) de ser poco profesionales. Tras una penosa (divertida) espera, me tocó ver salir a los directivos. Ese momento fue una revelación,  ambos representaban aspectos opuestos en mentalidad y forma de trabajar. Uno inspiraba, mientras que el otro solo se aprovechaba. Y fue justamente cuando pensé que uno mentía y el otro decía la verdad. ¿Qué significa ser profesional? Mientras más he trabajado y convivido con diferentes personas, mi concepto sobre lo que es ser profesional (y lo que no) ha tomado forma en estos 5 puntos, con los que me alineo cada vez que siento que empiezo a perder la brújula.

 

1.- Los amateurs quieren tan solo el éxito, los profesionales quieren volverse mejores.

Todos queremos ser reconocidos por nuestro trabajo. ¿No? Bueno, de hecho no. Conozco personas que poco les importa lo que piensen los demás de ellos. Se clavan en su trabajo por que les interesa y les apasiona. “¿Por qué funciona así? ¿Qué puedo hacer para mejorarlo? ¿Por qué no funciona mejor de esta manera? ¿Qué pasaría si…?”


Ellos quieren aprender, quieren que su conocimiento vaya más allá. Es fácil desenmascarar a los amateurs, simplemente ponlos a hablar con algún profesional. Se nota lo poco que saben y lo mucho que les falta por recorrer.

 

2. Los amateurs practican lo necesario. Los profesionales nunca terminan.

¿Quieres dar las mejores presentaciones? Practica un friego.

¿Quieres tener las mejores ideas de negocios? Haz borradores como loco.

¿Quieres ser el mejor programador? Métete a cursos y dale por tu cuenta.

¿Cuándo debes de dejar de aprender? NUNCA. El amateur sólo quiere saber lo necesario para apantallar a los demás y ganarse el contrato. El profesional sabe que nada está dicho, que todo cambia. Que lo que hoy es el estándar, mañana será lo antiguo. Es como un atleta deportivo, no importa qué tan rápido seas, siempre habrá alguien que correrá más rápido algún día. Por eso nunca dejan de entrenar. Y si te cuesta trabajo entonces hazlo en pequeñas dosis, seguidas, diario, pero no lo dejes.


 

3. El amateur da saltos al vacío. El profesional crea puentes.

Deja a un lado las frases motivacionales (“Sólo al caer podrás desplegar tus alas”, y esas cosas). Sé inteligente y mejor construye algo que sea real (nadie puede volar, perdón Juan Escutia).  En lugar de pegar el brinco (que es un solo esfuerzo), trabajo en algo de manera constante, que se haga de manera gradual con varias acciones, como construir un puente. Puedes intentar tener varios negocios, pero si huyes al primer fallo, siempre vas a fracasar. Apégate a uno y trabájalo, lucha por él, hasta encontrarle el modo. Construye el puente.



 

4. A los amateurs les da miedo fallar. Los profesionales lo esperan.

Siempre lo he dicho una y otra vez, la única forma de alcanzar el éxito es regándola (tal vez no con esas palabras). Los fallos son una radiografía completa de información que muestran todos los puntos a cambiar. El éxito revela pocas cosas.  Construye sobre los errores, ve formando escalones que te vayan llevando cada vez más alto. Recuerda que echando a perder se aprende (De hecho esa parece la filosofía de los funcionarios públicos).

 

5. Los amateurs quieren la fama. Los profesionales quieren ser recordados.

¿Qué no es lo mismo? No. Uno es puro ego, lo otro es un legado. Un profesional no quiere la firma de autógrafos, aparecer en la tele o buscar la siguiente conferencia, quiere que su trabajo afecte a los demás, que los inspire, que sea referencia y que perdure. Uno quiere la ganancia ya, el otro está dispuesto a sacrificar eso por un éxito a largo plazo.

 

Estamos rodeados de amateurs, por todos lados. A final de cuenta es lo más fácil de hacer. Ahora pregúntate tú, ¿cuál de los dos eres?

 

Gracias por leerme, soy Mariano Tello. Soy Co-fundador y escritor de Smartia, así como CEO de Red Media (marketing digital y redes sociales). Doy pláticas y conferencias sobre tecnología y marketing digital. Puedes contactarme para trabajar, hablar en tu evento o tener una plática en tu podcast. Estaré encantado de saber de ti. Sígueme en Twitter como @MarianoTello o en Snapchat como Marianotello

smartia, 2016. Derechos reservados