avance

0%
Guía definitiva para reconocer a los mirreyes... de los falsos....
O de lo que creo que escuchan los mirreyes hoy en día...

escape
sibarita

Tanalasta

Melómana






Aprende

hace 193 dias


180 seg

La figura del mirrey ya tiene un rato posicionándose en el entorno social mexicano. Yo diría que lo suficiente como para que ya nadie que sea menor de 15 entienda lo que es un pirrurris y lo más que asocie con esa palabra sea la canción del beso cachichurris. De unas semanas a la fecha, el segundo mirrey de mirreyes (el primero es Luismi y no importa lo gordo que se ponga, siempre será el mirrey absoluto) Roberto Palazuelos se ha dado a la tarea de promocionar el concepto y autodenominarse vocero oficial de la cultura de los mirreyes.




Esta iniciativa en lo personal me parece una maravilla porque en los pocos años que hemos estado usando el término, siento que poco a poco se ha degradado y que, dignos portadores del título, ya se habían tardado en salir a defenderlo. Si todavía no sabes lo que es un mirrey, aquí te dejo un vídeo para que más o menos lo identifiques.




Ahora, tomando la definición de Palazuelos, y haciendo énfasis en que la mayoría de los que se llaman mirreyes son en realidad intentos de y no verdaderos jóvenes pudientes, hablemos de los gustos musicales que nos ayudarán a identificar a un mirrey original de un wannabe. Existen en el universo de las playlists hay dos que me funcionan para identificar los gustos musicales y hábitos de consumo de un mirrey real y uno wannabe:


Cada una de estas listas tiene tres tipos de canciones:

X (el destino cambia todo el tiempo) DE NOCHE

MIRREY


Las del momento


Ojo, estas son las canciones que todo mirrey ama aunque ni se sepa bien la letra y son esas con las que cualquier wannabe de mirrey dirá sentirse identificado. La diferencia es que los mirreyes reales podrán pronunciar correctamente al menos dos o tres estrofas y pronunciar el nombre del intérprete. Los falsos mirreyes solo podrán seguir las tonadas y unos pocos podrán identificar quien canta. A ambos los verás en los conciertos tratando de cantar, pero a los impostores los verás beber cerveza, los mirreyes de verdad tendrán una botella.



Los gustos culposos*


Ahora está de moda el reguetón y cada vez es más fresa. Aunque secretamente le gustan más de lo que pueda admitir, estos favoritos entran en la categoría de gustos culposos para el mirrey y no los escuchará por placer en su auto o en la fiesta a menos de que ya esté un poco ambientado. Actualmente podemos identificar canciones como Despacito o cualquier colaboración reciente de Enrique Iglesias. Hace unos diez años, podría ser cualquier colaboración de Akon con un intérprete latino o canciones como Procura.




Los clásicos


Aquí entran evidentemente el mirrey de mirreyes Luismi, Emmanuel, Mijares y hasta Juanga. Son todas esas canciones que un mirrey nunca se va a cansar de cantar a todo pulmón a medida que le cierran el bar o el antro (¿todavía les dicen antros?) y sigue la fiesta en su casa o en su depa papaw.




La clave general es la siguiente: Un mirrey de verdad nunca escuchará la música clasificada como gusto culposo o clásico antes de la fiesta. La progresión musical siempre va de hits a clásicos, nunca al revés, nunca empezando por los gustos culposos. Si alguien que se dice mirrey te recoge en su auto y ya está escuchando reguetón o a Luis Miguel, no lo está haciendo bien.




Recomendación musical: Mi playlist El Bailoteo llena de “gustos culposos” (de ayer y hoy) para el mirrey que todos llevamos dentro


Concierto al que quiero ir: Podría darle una segunda oportunidad a los Pet Shop Boys...


*Yono creo en los gustos culposos


¡Gracias por leerme! Si ya llegaste hasta aquí, tal vez quieras echar un vistazo a mi blog de cultura pop (mostly música y cine) llamado PopSoup. En el mundo laboral escribo cosas de negocios y viajes, doy consultoría de comunicación y relaciones públicas para pequeñas empresas y marcas de tecnología, viajes, estilo de vida, etc. Puedes seguirme en Twitter o contactarme aquí. 

smartia, 2016. Derechos reservados