avance

0%
Los Prosumidores y Punto Final
UNA MIRADA AL CONSUMIDOR DEL NUEVO SIGLO.

cotidianidad
economía

Pablo Torres Corpus

Economista






Analiza

hace 374 dias


80 seg

Regularmente se afirma que los consumidores estamos esclavizados por las empresas y que ante su poder nada podemos hacer. Existe la creencia popular de que los consumidores somos actores sociales inmóviles, sin voz, ni voto, solamente con monedero.

 

Lo anterior fue perfectamente válido para la primera generación de consumidores del siglo pasado que compraban con la esperanza de que el producto o servicio fuera el prometido, si ocurría lo contrario muy poco se podía hacer.

 

Las cosas cambiaron después de la segunda guerra mundial cuando empezaron a surgir las garantías y procuradurías de defensa del consumidor, pero aún así los compradores eran simples monederos.

 

Hoy nuestra generación desde Internet impulsa una nueva relación entre productores y consumidores, al nuevo trato se le conoce como economía de la colaboración y las diferencias entre productores y consumidores se han difumado para el surgimiento de los prosumidores.

 

El término prosumo y prosumidores apareció por primera vez en el libro "La Tercera Ola" (1979) del prospectólogo Alvin Toffler, a partir de entonces la idea se enriqueció y paulatinamente se fue propagando hasta alcanzar su época dorada con la generación nacida entre 1980 y 1985, el propio Toffler ha ampliado el término en otro libro "La Generación de la Riqueza" (2006).

 

En los ochentas el término prosumidor se concretaba a: persona que produce y consume, ahora hay varios tipos de prosumidores. Prosumidor Google aquel que crea un servicio gratuito por el que las empresas tradicionales cobran, por ejemplo: el Skype, Messenger.

Prosumidor Wiki, el que crea un servicio gratuito que puede ser enriquecido por los usuarios: Wikipedia, Wikilengua, Flickr, Linux, Youtube, Second life.

 

Prosumidor Hack, persona que modifica y adecua a sus necesidades y sin permiso algún servicio o aparato, por ejemplo los hackers que le ponen chips al Xbox, PS2 para que puedan reproducir discos piratas o los que “desbloquean” celulares.

 

Pero no hace falta modificar algún aparato o crear un mega portal en internet para ser prosumidores, lo busquemos o no, todos somos prosumidores, ya que todos hemos producido algo para vender o para consumir; el preparar un simple desayuno en casa, es producir algo para consumir.

 

Al enviar una nota, queja, sugerencia o artículo a algún medio nos ha convertido en prosumidores noticiosos.

 

Internet ha sido el mejor motor del prosumismo, ahora cualquiera puede convertirse en reportero, celebridad o promotor gracias a un buen Twitt o una publicación en Facebook.

 

La tendencia al prosumo cada vez es mayor, las empresas que no lo entiendan y se aferren a ver y a tratar al consumidor como simple comprador estarán en serios problemas en un futuro no muy lejano. En el prosumo todos podemos ganar, las empresas al obtener I+D (investigación y desarrollo) gratis o a bajos precios, los consumidores al obtener lo que quieren gratis o hasta recibir pagos por sus aportaciones. 

 

Punto Final

 

El vino: Syrah, Monte Xanic 2012, 80% Syrah, 20% Grenache. $ (+-) 500.

El libro: El nuevo cocinero científico, Diego Golombek ,  Pablo Schwarzbaum , Siglo XXI ediciones, 2015, $ (+-) 170.

El disco: Les Champs- Élysées, Joe Dassin. CBS 1969.  $ (+-) 140.

 

@torrescorpus

 

smartia, 2016. Derechos reservados