avance

0%
Música, mujeres y misoginia
O de cómo en la industria de hacer música tampoco hay equidad...

escape
corchea

Tanalasta

Melómana






Aprende

hace 266 dias


120 seg

He hablado aquí de las mujeres inspiradoras cuya música me ayuda a superar el día y ahora que se acerca nuevamente el día internacional de la mujer no sé realmente como relacionar mi gusto por la música con la celebración. No tengo idea, porque si intento pensar en la equidad de género en esa industria me acuerdo que hasta mis músicos favoritos siguen en desventaja cuando se trata del tema: desde criticar a Taylor Swift por escribir canciones para sus ex novios hasta olvidarnos en poquito tiempo del pleito legal de Kesha contra su ex-productor, juzgar a Beyonce por ventilar la infidelidad de su marido sin pedirle el divorcio (y tener más hijos con él) o burlarnos de la lonjita de Lady Gaga en el Super Bowl.

 

Así que lo más que pude hacer es identificar mujeres que hacen música pop que en lo particular me caen bien porque les importa un carajo lo que digan sobre ellas y pelean por lo que les importa. Taylor Swift por ser una máquina de las relaciones públicas que descaradamente ha sacado provecho de su vida amorosa, Lady Gaga porque activamente lucha en contra del abuso sexual, Sia porque aunque es muy extraña con su imagen personal; sigue siendo mi ejemplo favorito de perseverancia y éxito tardío.

 

También por eso me gusta Miley Cyrus, Alicia Keys y Christina Aguilera, porque admito que las he criticado por hacer cosas que yo no haría o que no me parecen de buen gusto, pero les admiro que se hagan responsables por sus decisiones, tengan un estilo propio y hagan lo que quieran con sus carreras. También por eso me caen bien Britney, J.Lo y Mariah Carey. Porque son divas y ya no les importa nada en esta vida más que seguir siendo divas.

 

Hasta mi tocaya Ariana Grande me cae bien porque se divierte con el hecho de que todos, siempre, quieren saber más sobre sus novios que sobre su carrera, y se la pasa muy bien criticando a todo aquel que se atreve a catalogarla como “novia de” en lugar de la excelente cantante que es. Sí, si tiene muy mal gusto -para mi gusto- y sí es muy diva pero no le importa. ¿Saben quién también es muy diva y tiene muy mal gusto para mi gusto? Riri, y también me gusta mucho su trabajo y más me gusta la evolución que ha seguido su carrera.

 

Creo que en general, hacer esta lista de mujeres que me gusta escuchar y que me ha gustado escuchar más o menos en los mismos años en los que he tomado diferentes pasos en mi vida y mi carrera solamente me recuerdan que la equidad está muy lejos de nuestras manos todavía, no importa lo que nos quieran hacer creer porque vivimos en el lado “moderno” del mundo.

 

Todas sus historias, chismes, discos y fotografías en Instagram me recuerdan que hemos avanzado, sí, pero muy poco y a un ritmo que -ahora que lo pienso- ha sido constante pero muy lento. Me acuerdo también que si en estos quince años mujeres como ellas, en el reflector, siendo ejemplos a seguir se han visto juzgadas, criticadas y castigadas por la misoginia con la que todavía vivimos, lamentablemente allá afuera donde no hay “modernidad”, hay mujeres y niñas que todavía viven con miedo de querer ir a la escuela, de sentirse atraídas por otras mujeres, de querer experimentar el sexo seguro, de querer vivir sin una pareja, de intentar buscar un trabajo. Y entonces, me acuerdo que hay muy poco por lo que felicitarnos y mucho todavía por hacer.

 

Recomendación musical: Noah Cyrus. Si, la hermana de Miley (que además se parece mucho a ella) hace música de la que me gusta escuchar en los miércoles de Business Time

 

Concierto al que quiero ir: Tove Lo, aunque creo que ya no hay boletos.

 

¡Gracias por leerme! Si ya llegaste hasta aquí, tal vez quieras echar un vistazo a mi blog de cultura pop (mostly música y cine) llamado PopSoup. En el mundo laboral escribo cosas de negocios y viajes, doy consultoría de comunicación y relaciones públicas para pequeñas empresas y marcas de tecnología, viajes, estilo de vida, etc. Puedes seguirme en Twitter o contactarme aquí. 

smartia, 2016. Derechos reservados