avance

0%
¡Un café condesado por favor!
NO BEBAS LO MISMO QUE LOS DEMÁS.

de 9 a 6
office Health

Tuppers

Alimentar






Aprende

hace 585 dias


80 seg

Millones y millones de Godínez nos encomendamos a Santa Cafeína de manera diaria y religiosa. Es uno de nuestros primeros pensamientos del día (¿Qué hora es? ¿Dónde estoy? Necesito un café… ¿Quién es esa persona a mi lado?) y dedicamos gran parte de nuestra vida quemándonos la boca por su culpa.

 

Si bien el macho alfa lomo plateado de la empresa toma su café derecho (americano sin pizca de nada), la realidad es que el café que a veces se prepara en la oficina ofrece un bouquet complejo con sabor a quemado y suela de zapato.

 

Para mejorar esta situación, les ofreceremos de manera periódica un número de recetas para componer (parchar) ese elixir de la oficina y crear obras de arte (café bebible). Tal vez hasta puedas impresionar a uno que otro colega *Guiño* *Guiño*

 

Café condensado

 

Ingredientes:

Café americano.

Leche condensada dulce

Leche entera (o de la que tomes)

Hielos

 

Para olvidarnos de medidas (por que no sabemos qué tan estresante ha sido tu día y cuánto café necesitarás) utilizaré fracciones. Prometo que no será complicado.

 

Instrucciones:

1.- Sirve café americano de la oficina en tu taza o termo y llénalo hasta cubrir dos terceras partes (2/3) del envase. De preferencia frío (de ese que queda a las 11 a.m.).

2.- Del espacio que queda en tu envase, llena esa mitad con leche.

3.- Llena la otra mitad con leche condensada dulce (seguramente hay en algún rincón del refri de la oficina).

4.- Agrega hielos al gusto.

5.- Disfruta. 

 

¿Crees poder mejorar la receta? Compártenos la tuya en los comentarios.

smartia, 2016. Derechos reservados