avance

0%
Un smoothie que no sabe a pasto
CONSIÉNTETE Y DESAYUNA BIEN CON ESTE SMOOTHIE.

de 9 a 6
office Health

Tuppers

Alimentar






Aprende

hace 585 dias


60 seg

Cuando yo era niña, sólo existían los licuados.  Mi mamá me escondía un huevo en ellos, del cuál jamás me di cuenta, hasta que de grande me dijo y nunca entendí cómo jamás me supo raro. En ésa misma época me gustaba ir al tianguis a que el señor de los esquimos me preparara uno de chocolate ¿te acuerdas tú?

 

Y de unos años para acá se han puesto de moda los smoothies, que en un inicio los vendían como malteadas o como esquimos o raspados en las cafeterías fresas; eran básicamente polvos que combinaban con hielo y sabían asqueroso. De pronto se hicieron saludables y ya eran con yogur y cereales exóticos y frutas apantallantes, y blah, blah, blah. Confuso el asunto. Y luego surgió el mentado juicing milagroso.

 

Será que estoy entre la Generación X y los Millenials, y no nací con el chip de adoptar cada tendencia, así que me dediqué a investigar qué son cada uno (actualmente, tal vez en unos meses me cambien la jugada otra vez):

 

Licuado. Son las bebidas que se preparan con leche, fruta y/o cereal. Usualmente el líquido es lo que ocupa la mayor parte de la mezcla.

 

Batido. Aquí predominan los sólidos. Es una bebida súper espesa, con más cuerpo y mayor cantidad de fruta o cereal.

 

Malteada. La base de la preparación de la malteada es el helado, leche y azúcar, e incluso a veces están hechas de puro helado, que de tanto movimiento y expuesto a la temperatura ambiente cobra una consistencia suave.

 

Esquimo. Consiste en leche evaporada, hielo triturado y algún saborizante.

 

Smoothie. Ahora el término smoothie se aplica a la mezcla de bebidas con componentes congelados, ya sea yogur, hielo o frutas, pudiendo o no llevar leche.

 

Jugo: Es la sustancia líquida extraída de las frutas o verduras; generalmente por presión o centrifugación. Contiene todas las partes de la fruta.

 

Extracto: Es la obtención del jugo  de la fruta por medio del extractor, que separará el bagazo y la cáscara, llevándose consigo gran parte de la fibra y algunos nutrientes.  

 

Muy bien, ahora que  lo tenemos todo más claro, regresemos al tema de la semana; los desayunos. Si eres un Godín fresa que farolea con su smoothie de la barra hipster enfrente de la oficina, esta receta de un smoothie verde que no sabe a pasto, seguramente te gustará y te ahorrará un peso (o veinte… ó treinta… diarios).

 

Ingredientes:

1 taza de col rizada, o como les gusta llamarlo últimamente kale.

1 plátano congelado en trozos

1 taza de mango congelada en trozos

1 cucharada de chía

1 taza de leche (igual que la receta anterior, puede ser de origen animal o vegetal, una vez más te recomiendo para esta receta en específico la de almendra)

1 cucharada de avena o amaranto

Menta al gusto

Limón al gusto

 

Porciones: 1

Tiempo aproximado de preparación: 5 minutos.

 

Procedimiento:

 

Una vez más, todo a la licuadora. No te olvides de acompañar tu smoothie con algo de proteína; un huevo con un pan tostado ó un pan con un poco de frijoles y queso fresco.

 

¡Buen tupper!

 

FUENTES:

http://frutasverdurasbeneficios.blogspot.mx/2013/11/diferencia-entre-jugo-o-zumo-extracto-y.html

http://www.jugos-curativos.com/En_que_se_diferencia_el_smoothie_licuado_y_batido.html

smartia, 2016. Derechos reservados